Alguna vez mientras me hospedaba en uno de los hoteles de Veracruz me tocó ver al presidente de México, Enrique Peña Nieto, mientras realizaba un acto de campaña o algo por estilo. Vaya que lo sigue mucha gente, pero también hay personas que en cuanto lo ven lo insultan, le exigen o lo graban, sólo por si se le ocurre hacer un fail, una constante en su carrera como mandatario de nuestro hermoso país.

El más reciente y que generó una infinidad de burlas fue cuando lo entrevistaron en un avión a Oaxaca, donde EPN les dijo a los reporteros que ahí se encontraban que ya estaban a “1 minuto de aterrizar, no menos, como a 5”. Lo que provocó las risas de todo el país. En redes sociales se hizo viral el video y comenzó la invasión de memes. Chistes como “ya falta como un día para el viernes, no menos, como 5”, cuando apenas era lunes.

Sin embargo no ha sido la única vez que Peña Nieto ha logrado ser el hazmerreír de México y el mundo. Como olvidar la vez que visitó a Canadá y donde convivió con el presidente de aquel país y con Barack Obama, su homólogo de Estados Unidos. Todos se rieron por un par de situaciones durante su reunión. Primero el mandatario de México estaba por bajarse del estrado cuando los otros dos dirigentes se quedaron arriba platicando, se regresó e intentó seguirles la plática. Después al saludarse, hubo una terrible confusión y terminaron torciendo los brazos y las manos para lograr un saludo triple.

Algo que causó gracia pero que a mí me provoca tristeza es ver como nuestro presidente no logra comunicarse en inglés, lo ha intentado en un par de ocasiones con una pronunciación terrible. Si no puede hacerlo, mejor que le pongan subtítulos o que le den audífonos a los que recibirán el mensaje y que un traductor se haga cargo de hablar en el otro idioma. La situación fue cuando enviaba un mensaje y una de las palabras que se quedó en la mente de todos fue cuando dijo ‘infraestrotochor’. Muy mal mi querido Lord Peña

Durante uno de los sismos que sacudieron a México, EPN tuvo un segundo incidente, cuando mostraba un video de cómo se movió la casa presidencial, pero al enseñar el contenido que estaba guardado en su celular, una foto sexy de la Gaviota, la primera dama, apareció. No tiene nada de malo, pero debe tener cuidado cuando las cámaras lo estén grabando, pues no se lo perderán.

No podemos dejar atrás la anécdota de los libros que marcaron su vida, una muy conocida por todos y jamás olvidaremos, o la vez que no podía pronunciar epidemiólogos, que según él era un trabalenguas; cuando llamó estado a Monterrey, cuando debía ser Nuevo León; cuando le cambió el nombre a la Conade diciendo que era la Comisión Nacional de Deporte Física y Deporte, cuando se avienta sus chistes en las pláticas que da.

En fin, son demasiados errores, que si bien son errores del mismísimo Peña Nieto, no debemos dejar de lado que tiene todo un grupo de personas que se encargan de cuidar su imagen, lo cual ha salido terriblemente mal. Pero bueno, dicen que tenemos el gobierno que merecemos.